• Publicidad




    Publicidad

El Atlètic Balears deberá ir a la épica para poder ascender

Fullana, emocionado, aplaude a sus aficionados tras el partido/ Guiemsports/ATB

El partido más importante en los últimos 56 años, similar al de vuelta contra el Mirandés en la temporada 2011-12, con la diferencia del marcador en la ida. En esta ocasión un 0-0 y no un resultado adverso como sucedió en Miranda de Ebro hace 7 años. Aforo completísimo, 1.700 espectadores, 150 de ellos del Racing, y cerca de 100 profesionales de la comunicación acreditados, en una retransmisión que se pudo ver por IB3 Televisión y Cuatro de Mediaset. El 0-0 de la ida dejaba la eliminatoria absolutamente abierta y al 50%, según palabras del entrenador Manix Mandiola y de jugadores balearicos durante la semana. Manix no podía contara para este trascendental choque ni con Peris, ni con Hugo Díaz, ambos sancionados, tras ser expulsados hace una semana en El Sardinero.

Manix apostó por su tradicional 4-4-2, volviendo a los dos puntas, como ha hecho toda la temporada como local. Carl en portería, Kike lateral derecho, Rubén hoy lateral izquierda, centrales para Vallori y hoy Villapalos (que retrasó su posición), doble pivote para Rovirola y Fullana, Canario en la derecha, Samuel en la izquierda y punta de ataque para Marcos y Nuha.

El partido fue de todo menos vistoso. Mucha tensión, mucha disputa y juego trabado, conscientes ambos equipos de lo mucho que había en juego. En el minuto 8 Nuha, que completó un magnífico encuentro, deja de cabeza para Canario, que se deshace de su marcador dentro del área para chutar un poco alto de la cruceta de Crespo. Buena ocasión. Canario fue un dolor de muelas para la defensa rival, en la presión y recuperación. En el minuto 14’ de partido se produjo una jugada desgraciada. Kike roba el balón y sube en sprint toda la banda, es objeto de falta pero por la explosividad de la jugada se lesiona en el isquio. Grave lesión muscular que le obligó a retirarse. El jugador supo de la importancia de la lesión nada más producirse. Su puesto lo ocupó Vega, hoy de lateral.

El central andaluz, como toda la temporada, cumplió con creces el partido, pero restó profundidad en ataque al no ser su posición habitual. Nadie llegaba, nadie generaba fútbol ni creaba ocasiones. En el minuto 30’ Canario reclamó penalti tras superar a su defensa dentro del área y ser supuestamente agarrado. El árbitro no pitó absolutamente nada. En el minuto 32’ llegaría la primera gran jugada de peligro del Racing, hoy animado por 150 racinguistas en Son Malferit. Barral se lleva el esférico y lanzo un buen zurdazo desde fuera del área que hace volar a Carl para evitar el gol. Su mano envió el esférico a córner. En el 36’ Castañeda roba la cartera a Vega, de espaldas y su volea se marcha alto por poco. Buena ocasión. En el minuto 41’ un balón largo a la espalda de la defensa es luchado por Nuha, que superar a dos rivales y es objeto de penalti. El árbitro en esta ocasión no lo dudó. Fullana transformó la pena máxima y la locura de Son Malferit fue tremanda. Séptimo gol del capitán esta temporada.

Con el 1-0 se llegó al descanso. En la reanudación el guion fue el mismo. Dos equipos ordenados esperando su oportunidad, aunque el Racing dio un paso al frente. Poco a poco fueron colgando balones y generando córners, pero sin aparente peligro. El ATB esperaba una contra. En el 62’ Canario manda el balón alto de volea. En el minuto 66’ tras estar 24 minutos en momentáneo ascenso, todo se truncó. Córner que saca el Racing en corto atrás, un jugador deja pasar el balón en jugada de estrategia y el lateral Buñuel, solo en la frontal hace un magnífico chut con el exterior que sorprende a Carl tras tocar en algún defensa. Buen gol. Buena jugada. Son Malferit se quedó helado.

Al ATB ya le costaría meterse en el partido, muy interrumpido y trabado. Casi no habría ni ocasiones. Manix retiró a Samuel, hoy más ausente de lo habitual, y dio entrada a Adri Hernández, para tratar de marcar el gol. En los últimos minutos Vallori se quedó arriba, pero ni con esas hubo ocasiones. En los últimos minutos, constantes pérdidas de tiempo y expulsión de Cejudo, hicieron que nada se jugara. Al final del partido, el Racing logra el ascenso y el ATB tendrá que luchar en la segunda oportunidad. Mañana sorteo en Las Rozas para conocer a nuestro siguiente rival, un cuarto clasificado y con la vuelta nuevamente en casa.

Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.