Publicidad




El Atlètic Balears se lleva la victoria en el derbi ante la UD Ibiza por 0-1

Gabarre celebra el gol marcado ante la UD Ibiza/ Atlètic Balears

Novena jornada de liga en Can Misses. El Atlètic Balears, líder en las tres últimas semanas, visitaba el campo del segundo clasificado, UD Ibiza, con el liderato en juego, al estar tan solo separados por 2 puntos. Dos inicios de campeonato de forma brillante por parte de ambos equipos añadían todos los alicientes posibles a un partido precioso de ver, por intensidad y momento de juego de ambos. Más si cabe, con el desplazamiento de 400 balearicos a Ibiza para apoyar al ATB.

Manix tuvo que dejar en Palma (además de Canario, lesionado de larga gravedad) a Luca Ferrone (con una lesión de grado I en su isquio, que le tendrá alejado de los terrenos de juego un mínimo de quince días) y a José García, por descarte técnico. Primera vez en la temporada que el joven navarro quedaba fuera de la lista. Recuperaba el técnico de Éibar a Arturo, superada su lesión en el abductor, que no le permitió ir convocado ante el Sporting B. Volvía a la lista Checa. Aurtenetxe era duda hasta el inicio de partido, por una fascitis plantar.

La primera llegada la generó el Ibiza. Córner en jugada de estrategia que remata fuera de cabeza Núñez. En el 13’ se produce primera jugada de ataque balearica. Internada por la derecha de Jordan que hace el pase de la muerte a Iturraspe, que de tacón intenta marcar pero intercepta la defensa. No había dominador. En el 21’ un centro de Pedro Orfila lo remata de cabeza alto el pichichi del equipo Gabarre.

Manix apostó por el 11 clásico con solo dos novedades. Manu Herrera, Pedro Orfila (por Luca Ferrone), Peris, Vallori, Aurtenetxe, Vilapalos, Jordan, Iturraspe, Jorge Ortiz, Rovirola (en detrimento de David Haro) y Toni Gabarre. La mejor ocasión sería en el 23’, con un buen chut de Javi Pérez desde fuera del área, el balón hace un extraño en el bote, que hace intervenir a Manu Herrera, el rechace no llega Rodado por poco. Buena parada nuevamente de un seguro Manu Herrera. La última aproximación del la primera mitad fue pera Kike López, con un zurdazo fuera desde la frontal del área que se fue bastante desviado. Con esa llegada, poco fútbol por parte de ambos equipos y casi sin ocasiones, se llegaría al descanso.

En la renudación Manix movería el banquillo. Dio de entrada nada más entrar a Borja por Aurtenetx (renqueante la semana) e hizo que Pedro Orfila se colocara de central. También retiró a Jordan y dio entrada a David Haro. En el 50’ choque durísimo entre un delantero del Ibiza y Manu, acabó con el portero en el suelo conmocionado. Ya había pasado en la primera mitad. El meta madrileño no pudo continuar y entró Xavi Ginard. El portero de Artà redebutaba con el ATB, primer partido en esta segunda etapa como balearico. Manix se quedaba sin cambios con toda la segunda parte para jugar.

En el 55’ error de la defensa que cede incomprensiblemente en la frontal del área a Gabarre y el delantero de Huesca no perdona. Fusila al portero del Ibiza de primer toque. Sexto gol de Gabarre y sexta jornada seguida marcando.

La respuesta del ATB minutos después. Falta directa lanzada por Cirio que Ginard envía a córner bien colocado. En el 64’ Rodado se escapa por la derecha y su centro chut con su pierna menos buena, la derecha, se marcha encima del travesaño tocando la red. En el 65’ Raí disparó fuera desde lejos. El Ibiza se volcó sobre la portería, al menos lo intentó con internadas por la derecha con Kike López y Raí. También movió ficha Alfaro dando entrada a Javi Lara y Mendoza. Lo intentó con muchos centros y córners, pero no remataba. Sí lo hizo en el 76’ Iturraspe con un zurdazo fuera desde dentro del área tras una gran pared con Gabarre. En el 78’ fue Jorge quien se fue desde la izquierda, pero su volea no cogió portería. El Ibiza apretó muchísimo al final, con un buen Javi Lara, que en el 87’ pudo empatar con un centro chut muy peligroso que sacó con una gran mano Xavi Ginard. El ATB no conseguía hilar una jugada que matara el partido con un segundo gol. Los últimos instantes no se jugaron demasiado.

Publicidad

Deja un comentario