Publicidad
Huyndai
Renault



Air Europa

Air Europa




Felipe Paradynski se despide del Palma Futsal tras cinco años

Felipe Paradynski se despide del Palma Futsal después de cinco temporadas en la que ha colmado las aspiraciones de cuando llegó. Su crecimiento fue de la mano con el del club hasta convertirse en referentes a nivel internacional. La plantilla estuvo en su acto de despedida en Son Moix. Ahora emprende nuevos retos pero reconoce que no ha sido fácil tomar la decisión porque en Palma se sentía como en casa y adaptado a una gran familia.

Uno de los momentos más complicados que tiene el deporte de élite son las despedidas. Y más cuando se tiene que decir adiós a jugadores queridos, que lo han dado todo por un club, jugadores que trascienden a lo deportivo y que consiguen una conexión especial con todo lo que rodea a una entidad deportiva y sus aficionados. Felipe Paradynski se va de casa. Cierra la puerta tras cinco años en los que se ha hecho mayor y se ha ganado a pulso ser uno de los mejores jugadores de la Primera División, internacional con Brasil y en el que ha explotado todas las virtudes y condiciones que apuntaba cuando llegó tras su experiencia en Rusia. Llegó un muy joven y con unas grandes condiciones y se va como uno de los grandes referentes goleadores de la mejor liga del mundo. El ariete se presentó en Son Moix por última vez para despedirse en un acto organizado por el club. Estuvo arropado por el cuerpo técnico y gran parte de sus compañeros. El brasileño reconocía que “es un día complicado para mí y para el club porque me despido de mi familia, de mi casa en las últimas cinco temporadas, y me voy porque hablé con mi familia y pensé que era el momento de nuevos objetivos, de nuevos retos en mi vida de deportista y porque necesitaba esto” explicaba el jugador en las primeras palabras de su despedida. Felipe asegura que con su decisión “me ayudo a mí y al club porque irme es lo mejor cuando llega un momento así” y echaba la vista atrás para recordar que “llegué aquí al inicio de un proyecto súper interesante, un reto ilusionante y lo cogí con todas las fuerzas, porque soy así, soy ganador, me gusta ganar en todo y esa es mi mejor cualidad. El Palma quería ser uno de los mejores de España y para mí hemos conseguido mucho más que eso porque tenemos miles de aficionados, tanto en Palma como en la isla, en España y fuera. El Palma es un equipo conocido mundialmente. Si hablas con cualquier jugador, entrenador o aficionado saben del Palma y yo me siento orgulloso de ser parte de eso. Nosotros sabemos lo que hemos sufrido, las “peleas” que hemos tenido estas temporadas pero eso es lo importante para hacer crecer a los jugadores y el club”. Paradynski añadía que “aquí viví momentos muy felices, también tristes, pero muchos más de felices. Mi hija ha nacido en Mallorca, algo importante para mí, y si ahora quiero quiero hacer cosas bonistas en el fútbol sala también es por ella. Aquí he tenido el peor día de mi vida que fue la pérdida de mi hermana, que fue en mi mejor temporada, y sufrí muchas turbulencias pero me sentí un gran jugador y persona porque conseguí volver para ayudar a mis compañeros y al club. Le debo mucho a este club, a los compañeros, a los dos entrenadores que tuve y les debo mucho porque llegué muy joven y salgo hecho un hombre. Busco nuevos objetivos, quiero crecer y llegó el momento de salir, estoy triste pero creo que es el momento” reconocía Felipe ante la atenta mirada de casi toda la plantilla que se dio cita en Son Moix para despedir a uno de los más queridos en el vestuario. “Dejo mi nombre en la historia del Palma Futsal. Agradezco a todos y espero y deseo toda la suerte del mundo a este club, estoy seguro que crecerá mucho más y llegará el título” finalizaba su discurso con voz ya entrecortada.

Al ser preguntado por los mejores momentos que se lleva grabados en su memoria, Felipe Paradynski lo tiene claro: “Son Moix es el mejor sitio del mundo para jugar. Tuve la oportunidad de jugar en Brasil, en Rusia y en España y no hay nada igual como Son Moix porque estos aficionados y este pabellón son los mejores cuando quieren. He vivido noches muy especiales como la semifinal de la Copa del Rey ante el Barça, partidos de liga contra los grandes y hay muchos especiales. Los del playoff de esta temporada han sido momentos mágicos en Son Moix y son recuerdos que siempre tendré en mi cabeza para toda la vida” reconocía el jugador en una referencia explícita a los partidos extraordinarios que se viven en el coliseo balear cada temporada con una afición entregada para la causa. Sobre los motivos de su salida, el brasileño afirma que “esta temporada era mi última temporada de contrato y tenía en mi cabeza que iba a pasar algo buen pero no lo conseguimos en la Copa del Re, en la Copa de España tampoco y pensé que era el momento de hacer un cambio. Nos quedaba la liga pero después de la Copa pensé que era el momento de hacer una mudanza y era lo mejor para los dos porque yo prefería cambiar. La Liga es algo inexplicable estar eliminado sin perder ningún partido. Vamos a tener suerte tanto el Palma como yo” y augura que su vuelta a la isla con un equipo rival “va a ser difícil aunque nunca viví eso, no sé como es pero será diferente. Voy a pelear pero aquí somos todos amigos, nos conocemos desde hace tiempo, un empate estaría bien” y añade que “he agradecido especialmente a la afición porque el trato ha sido magnífico, intento atender a todos, hablar con todos, fotos aunque a veces es difícil si perdemos porque nos queremos ir para casa pero sé que me tratarán bien porque lo he vivido y me lo llevaré para siempre”.

Deja un comentario